Gobierno
Los super delegados de AMLO
Por Miguel Ángel Sosa
Sin el nivel de mando de un secretario de Estado, estos funcionarios imponen agenda.

Dan por sentado que no necesitan un impresionante currículum para hacer frente a la responsabilidad. Pero sí, mucho aguante para la grilla. Y es que ni los héroes de los cómics poseen un catálogo tan amplio de poderes como las mujeres y hombres que el presidente López Obrador mandó a los estados para cuidar el terruño.

En sus manos está sí, la unificación de la presencia del Estado en las entidades, pero también una sombra para los gobernadores y cuadros locales, tanto afines como de oposición. Son juez y parte de los programas que llegan y, también termómetro del candor político del país.

Algunos, sin que se piense mal, son políticos camaleónicos de la vieja guardia, enemistados en años recientes con los actuales gobernadores, e incluso contendientes derrotados en las urnas. Como dicen, una cuña del mismo palo para que apriete.

Y entre ese variopinto grupo selecto, hay niveles. Aquellos que rehuyen a los reflectores y mantienen un bajo perfil, como también otros enredados en la bandera de la cuarta transformación. El claro ejemplo, Jaime Bonilla, quien saltó de super delegado a gobernador, regalándose incluso años extra de mandato.

Sin tener el nivel de mando de un secretario de Estado, un super delegado claro que impone agenda; e incluso, también puede verse entorpecido por las estrategias de combate a la corrupción propuestas por su jefe y presidente, y sino, pregúntenle en Jalisco a Carlos Lomelí con su millonario negocio farmacéutico.

Quien piense que los títulos nobiliarios no corresponden al reino de la austeridad republicana, se equivoca. Pues estos nobles funcionarios tienen de apellido: la coordinación e implementación de planes, programas y acciones para el desarrollo integral. Amén.

En este sentido y, haciendo honor al lineamiento que regula sus funciones y que fue publicado por SEGOB, deberíamos ver a los super delegados del gobierno federal gastando suela y recorriendo calles y colonias. Todo esto, bajo la sospecha del manejo de recursos y el padrón unificado de apoyos gubernamentales.

Puede que sean hombres y mujeres del presidente. Pero también responsables de sus propios deseos. Para algunos, será el primer paso para llegar a la gubernatura, y para prueba está Baja California. Para otros, tal vez el escalón de un escándalo no pedido o una dolorosa caída.

ENTRE TELONES. Los tambores ya se escuchan al interior de MORENA. Vienen tiempos de recomposición con la elección de una nueva dirigencia. Bertha Luján, ex contralora de AMLO en el entonces Distrito Federal y mamá de la actual secretaria del Trabajo, lleva mano en la mesa de apuestas.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.