Feminismo
¿Morena se lava las manos?
Por Sofía Mosqueda
AMLO se deslinda de los temas "polémicos" como el aborto, y los deposita en quienes no los van a atender.

Después de semanas de negociaciones, ayer los partidos políticos con representación en el Congreso -aun aquellos que perdieron el registro ante el INE- se repartieron las comisiones legislativas. A pesar de que el PES no obtuvo el número de votos que se requieren para ser un partido político en las pasadas elecciones, debido a la formación de la coalición Juntos Haremos Historia, el grupo evangélico se quedó con 30 diputados en la H. Cámara, es decir: con una altísima representación; y, desde ayer, con la presidencia de la Comisión de Salud.

Durante la legislatura anterior el PES fue el principal promotor de la iniciativa presentada por el Frente Nacional por la Familia que buscaba -en un solo movimiento- restringir derechos a mujeres, niños, niñas y personas LGBTTTQIA+[1]. Sus diputados y diputadas se posicionaron de manera abierta en contra del derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, y en contra del derecho civil a casarse entre personas del mismo sexo en numerosas ocasiones, y fueron quienes propusieron la reforma a la Ley General de Salud -aliándose con el PRI para aprobarla-- para incluir la objeción de conciencia[2] como derecho para el personal del Sistema Nacional de Salud.

La línea del PES es, evidente e innegablemente, conservadora y prohibitiva, sobre todo respecto de temas relacionados con ciudadanías y derechos sexuales y reproductivos. Durante las campañas electorales, cuando se anunció su integración a la coalición del entonces candidato puntero Andrés Manuel López Obrador, preocupó el impacto que esto tendría en términos de derechos y libertades. Ahora, ¿qué implica que la presidencia de la Comisión de Salud esté en sus manos?

Las Comisiones Legislativas cumplen la función de dictaminar (a favor o en contra), después de un "estudio profundo y exhaustivo" (sic), las iniciativas que presentan las y los diputados con temas relacionados a su área, con el objetivo de optimizar y especializar el trabajo en función de los temas en cuestión, y así coordinar las discusiones en grupos más pequeños de diputados y diputadas miembros de cada comisión. El equipo técnico, por lo tanto, tendría que estar integrado por especialistas en cada materia y no por el equipo de quien la preside; aunque esto último es la costumbre en la Cámara de Diputados.

Ante la noticia de que el PES presidirá la Comisión de Salud ha habido reacciones alarmistas y conciliadoras. En el primer escenario, están quienes creen que podría derivar en una prohibición absoluta del aborto, hasta en la CDMX, donde ya es legal, o de políticas públicas conservadoras en los Centros de Salud; pero eso no es competencia de las Comisiones Legislativas. Lo primero competería, en dado caso, a la ALDF, no a la Cámara de Diputados, y tendría que aprobarse en el pleno, no sólo gestionarse en una Comisión. Lo segundo es competencia del poder ejecutivo: de la Secretaría de Salud, de manera específica.

Y en el segundo escenario, quienes tratan de conciliar (¿o tranquilizar?) diciendo que las Comisiones no legislan. Y no, no lo hacen, pero sí dictaminan. La presidencia de una comisión puede fácilmente dictar línea (por lo que ya mencionamos sobre la composición de la Comisión), lo que implicaría que se dictaminaran negativamente las iniciativas con las que no esté de acuerdo su partido (como sería el caso de cualquier intento de despenalizar el aborto, o de mejorar el acceso y ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos); o peor, que no se dictaminen. Las Comisiones tienen el poder de congelar las iniciativas y así evitar que se voten (y se aprueben) en el Pleno de la Cámara.

Que el PES presida la Comisión de Salud no quiere decir que se vaya a retroceder en los derechos que ya están reconocidos. Para ello tendría que aprobarse en el Pleno de la Cámara (aunque la posibilidad existe si el PES lo propone; ejemplo de esto es la aprobación de la Objeción de Conciencia en la legislatura pasada). Sin embargo, sí puede implicar que cualquier intento por ampliar el reconocimiento y el acceso de los derechos relacionados con salud se vea severamente obstaculizado por la presidencia de la Comisión.

Al partido mayoritario (Morena) esto le podría resultar conveniente, lo que explicaría que hayan "cedido" la Comisión, puesto que los deslinda de la responsabilidad que tendrían de atender temas "polémicos", depositándola en quienes ya es sabido que no los van a atender, abaratando así el costo político de no hacerlo.

Corresponde, pues, monitorear y presionar-poniendo especial atención, en primer lugar, en la aprobación del presupuesto para los programas de derechos sexuales y reproductivos- desde la sociedad civil y desde el mismo poder legislativo, a los y las diputadas que tienen interés en impulsar estos temas, a la Comisión de Salud del Senado para que los procesos legislativos sean llevados a cabo como corresponde y no respondiendo, otra vez, a intereses partidistas.


[1] Proponía reformar el artículo 4to de la Constitución para restringir los derechos humanos y civiles de personas para hacer familia con alguien de su mismo sexo (es decir, habría prohibido tanto el matrimonio homosexual como la adopción homoparental), el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, y el derecho de los niños a recibir una educación laica con perspectiva de género así como educación sexual. Negaba, además, la existencia de personas trans. Se puede leer más al respecto en:

https://economia.nexos.com.mx/?p=229

[2] La objeción de conciencia se refiere a la posibilidad para los servidores públicos de negarse a llevar a cabo actos o servicios provenientes de una orden de autoridad o norma jurídica en razón de "los propios principios éticos o morales"; léase más en https://economia.nexos.com.mx/?p=552 

Sofía Mosqueda es internacionalista por El Colegio de San Luis y maestra en ciencia política por El Colegio de México. Se desempeña como asesora legislativa y consultora política; y es Directora Ejecutiva de Perspectiva - Género, Derechos Humanos y Transversalidad, consultora en temas de género.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.