Inseguridad
Violencia se dispara en las redes (y en las calles)
Por Juan Torres Esquivel
Lejos de "espaldarazos", Sheinbaum debe mejorar su comunicación y dar resultados.

Cada vez es más común escuchar que la violencia verbal en México está llegando a los hogares, algo que no me había tocado vivir hasta esta semana. En Facebook junto con un grupo de amigos habíamos creado un grupo de Messenger en donde platicábamos sobre diversos temas de coyuntura. Habíamos dos "derechairos" y dos "chairos". Al inicio de este chat la discusión era dura pero respetuosa, transitábamos de temas políticos a temas casuales y divertidos. No obstante, ayer la discusión alcanzó lo que a diario vemos en las redes sociales, el insulto, la descalificación fácil y la agresión verbal. Sencillamente opté por abandonar el grupo con un muy mal sabor de boca pues la división entre los mexicanos había llegado a mi puerta y lamentablemente no es un hecho aislado, es un tema nacional.

La polarización en redes sociales está desbordada, en una medición con herramienta de Inteligencia Artificial Xpectus se observa una profunda división social. Conceptos como "juniors", "fifí" o "derechairo" han generado 1 millón de post públicos en las principales redes sociales durante los últimos 6 meses. Mientras que conceptos ofensivos hacia los simpatizantes del Presidente Andrés Manuel López Obrador han generado 2 millones de post públicos. El discurso político cada vez más nos contamina y está destruyendo el tejido social hasta las células más personales. Los medios digitales están desbordados en ofensas hacia quienes piensan distinto y este fenómeno ya está brincando de lo online a lo offline, tal como me sucedió.

Por si fuera poco, a esta violencia digital y verbal se le está sumando un incremento en la percepción de inseguridad y violencia en el país. Esta semana la Ciudad de México vivió una de sus peores semanas en materia de inseguridad. Dos jóvenes estudiantes fueron asesinados sin motivo aparente, los casos de Norberto Ronquillo y Leonardo Avendaño están generando una nueva sensación de miedo y enojo social. Si bien no podemos atribuir el crecimiento de la violencia a la polarización digital, sí podemos asegurar que este enojo social nos está volviendo menos empáticos con el dolor del otro. Esta violencia verbal está haciéndonos más cínicos respecto al clima de violencia que actualmente estamos atravesando en esta Ciudad.

Quién parece que no lo está pasando nada bien con esta violencia es la actual Jefa de Gobierno de la CDMX. La irritación social por este caso ha generado una actitud muy negativa hacia Claudia Sheinbaum, tan sólo en la semana pasada, registró cerca de 74% de negativos en la conversación digital. Este mal ambiente empezó a surgir por el posicionamiento de tendencias críticas hacia ella como #RenunciaClaudiaSheinbaum y #JusticiaparaNorberto. No obstante, esta actitud aumentó luego de que el Presidente de la República decidiera "arroparla" públicamente con una porra en un evento público. Esto sin lugar a dudas en NADA ayudó a la jefa de gobierno, pues las redes se inundaron de memes, insultos y hasta compararon el apoyo al famoso "Rosario, no te preocupes" del ex Presidente Enrique Peña Nieto.

Lejos de "espaldarazos" institucionales, la Jefa de Gobierno debe mejorar su comunicación, debe dar resultados a los ciudadanos y sobre todo debe mostrar empatía con los problemas que están viviendo los mexicanos. ¿Era necesario ir a Tijuana a apoyar al Presidente en su momento de mayor popularidad en lugar de atender el problema de inseguridad que vivía la ciudad? La morenista olvidó uno de los principios que hicieron de López Obrador el líder político que es como la empatía y mal cercanía con las personas. Parece que llegando al Gobierno la estructura morenista está olvidando la principal razón por la que actualmente están en el poder, la indiferencia y la insensibilidad de una clase política como el priismo que se enfermó de poder y se alejó de los ciudadanos.

La violencia que se vive actualmente en México se está complicando, no sólo para los ciudadanos sino también para el Gobierno en turno. La polarización de la sociedad está afectando nuestros círculos más cercanos pero también la comunicación de todo el Gobierno. Los indicadores de violencia no son nada alentadores para los ciudadanos de a pie pero tampoco están siendo las reacciones de una sociedad cada vez más fragmentada. Ojalá recordemos que los sexenios únicamente duran seis años, mientras que la sociedad la componemos todos y en este barco estamos permanentemente.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.