Russiagate13.09.2017
(0)guardarlectura zen
Después de meses Russiagate sigue siendo una pesadilla que Trump no se puede sacudir
LPOLa Casa Blanca intenta desacreditar la investigación y hundir a James Comey.

Los últimos meses el Russiagate y la investigación que lleva a cabo Robert S. Mueller sobre los nexos de la campaña de Donald Trump con el Gobierno de Vladimir Putin, no ha tenido un lugar tan preponderante en los medios como antes. Y es que los desastres naturales y la controversia desatada por la respuesta presidencial a las manifestaciones de neonazis y supremacistas blancos han ocupado el lugar en los titulares, y las revelaciones no han sido tan contundentes como al inicio de la investigación. Sin embargo, la actitud del presidente lo deja claro: para Trump el Russiagate sigue siendo una preocupación diaria.

Hoy el blog político Axios publicó una historia contando cómo Donald Trump sigue obsesionado y furioso con Comey y Mueller, algo que repite a visitantes y colaboradores cada vez que tiene oportunidad, y califica la investigación como una "cacería de brujas".

"La investigación Mueller cada vez está pegándole más cerca a Trump y él está usando las herramientas de su oficina para intentar desacreditar los futuros descubrimientos que haga el investigador especial".

Trump y su vocera Sarah Huckabee Sanders están intentando instalar la narrativa de que Trump despidió a Comey por incompetencia, y que además el exdirector violó la ley cuando divulgó memorandos del FBI

Tanto el presidente como su equipo de comunicación han preparado una campaña para desviar la atención a James B Comey, exdirector del FBI despedido por Trump como represalia por la investigación a su campaña, y a Hillary Rodham Clinton, a quien Trump nuevamente está acusando de violar la ley cuando utilizó un servidor de correo electrónico privado durante su periodo como secretaria de Estado, caso que ya fue investigado y por el que fue exonerada el año pasado.

Trump y su vocera Sarah Huckabee Sanders están intentando instalar la narrativa de que Trump despidió a Comey por incompetencia, y que además el exdirector violó la ley cuando divulgó memorandos del FBI. El problema con esta versión es que el propio presidente la desmintió hace meses durante una entrevista televisa cuando él mismo afirmó que la salida de Comey había sido "por todo este asunto de Trump y Rusia".

De nuevo, las acciones de Trump y su coqueteo con obstrucción de la justicia fueron las que forzaron a su Departamento de Justicia a nombrar a Robert Mueller como investigador independiente del caso.

En esta misma línea narrativa, hoy Huckabee Sanders describió su caso contra Comey durante una conferencia de prensa cuando un reportero le argumentó que los memos divulgados por el exdirector no contenían información confidencial.

"Los memos que Comey filtró", respondió la vocera leyendo de un documento, "fueron creados en una computadora del FBI cuando él era el director. Él argumenta que [los memos] eran propiedad privada, pero claramente seguían el protocolo de un documento oficial del FBI", dijo.

La Secretaria de Prensa Sarah Huckabee Sanders

Tras su despido Comey se presentó ante el Comité de Inteligencia del Senado donde testificó públicamente sobre la investigación Rusia y su salida del Buró de Investigaciones. Ahí, el exdirector contó que después de cada reunión con Trump, durante las cuales el presidente le hizo solicitudes inapropiadas como que dejara de investigar a Michael Flynn, Comey redactaba un memorando. Despues de su despido, cuando Trump amenazó en un tuit con tener grabaciones de sus reuniones con Comey, algo que después confesó no era cierto, Comey entregó los memorandos a un amigo cercano para que los hiciera llegar al New York Times. Esto es a lo que la Casa Blanca se refiere cuando habla de los "memos filtrados".

"Filtrar memos del FBI en un caso sensible, sin importar su clasificación, viola la ley federal, incluyendo la Ley de Privacidad, un acuerdo estándar para empleados del FBI, y acuerdos de no divulgación que todo el personal debe firmar", continuó la vocera. "Creo que es claro que hubo una violación", agregó, y sugirió que el Departamento de Justicia "debe echarle un ojo".

"Wow, parece que James Comey exoneró a Hillary Clinton mucho antes de que la investigación terminara...y mucho más. ¡Un sistema arreglado!"

"Lo que he dicho y de lo que estoy hablando soy hechos", continuó Sanders. "La filtracion de información, declaraciones cuestionables bajo juramento, la politización de investigaciones, esas son razones reales para despedirlo y la decisión del presidente fue 100% correcta", insistió, "y lo hemos dicho múltiples veces una y otra vez. De hecho, entre más sabemos, más ha sido vindicado [el despido].

La angustia del presidente y sus colaboradores no sorprende a nadie. Desde hace meses se sabe que Mueller está investigando muy de cerca los movimientos financieros del presidente de los últimos años, y sus negocios recientes. Se trata de información que Trump ha guardado celosamente, convirtiéndose en el primer candidato presidencial en décadas que no publica sus declaraciones de impuestos. Hay versiones que señalan que los nexos de negocios del presidente con potentados rusos son la principal fuente de preocupación de Trump.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.